martes, 11 de noviembre de 2008

Turandot

Os voy a presentar otra de mis series de “experimentos”. Esta serie la forman sólo pendientes y la he llamado TURANDOT. Turandot, es una de mis óperas favoritas (en realidad lo son todas las de Puccini). Es una ópera deliciosa con momentos absolutamente estremecedores.Aunque he de decir que ese final, en que la mala malísima se convierte en buena buenísima y todo es amor y felicidad, es lo que menos me gusta de la obra. ¿Me puede explicar alguien como el protagonista masculino puede estar tan fascinado por Turandot y es capaz de arriesgar su propia vida por el amor de semejante malvada, asesina de pretendientes?. Dónde esté un drama con personajes desgraciados arrastrados a un final terrible, que se quite el “fueron felices y comieron perdices”. En esas óperas los personajes son además tan buenos que cuando se vislumbra la tragedia uno se retuerce en el asiento del teatro de impotencia. Sin embargo Turandot, que a maldad no le gana ni Ángela Chaning y JR juntos y que uno desea que sea víctima de su propia maldad desde que aparece en escena, no se muere!. Lo único que me consuela es que al final es el amor lo que triunfa y salva a Turandot...es que soy una sentimental!.

Mis pendientes Turandot se llaman así porque están hechos con piezas de “cloisonné”. El “cloisonné” es una técnica artística oriental, en la que se esmaltan elementos metálicos (de cobre, bronce o plata fundamentalmente) con fines ornamentales, resultando unas piezas únicas en colorido y originalidad de diseño. La técnica nació en Oriente Próximo, se extendió al imperio bizantino y llegó a China (la patria de Turandot) a través de la ruta de la seda. Será en China dónde alcance su máximo desarrollo durante la dinastía Ming. Cada pieza es artesanal, hecha a mano en un sofisticado proceso y tienen unos colores espectaculares.

Yo he combinado las piezas de cloisonné con bolas facetadas de bohemia, bolas de turquesa y coral, piezas de lava…y aquí teneis el resultado. A mi me gustan mucho y creo que los hay para todos los gustos. Los modelos más sencillos se pueden combinar con tejanos y camisetas y los más elaborados pueden aportar originalidad a modelos más formales. Los hay que son todo color y otros más sobrios y sofisticados (como los negros combinados con piezas alargadas de lava). Para gustos colores.











Y ahora que NADIE DUERMA....Noe que lo disfrutes

1 comentario:

Pilar dijo...

Alaaaa que chulos!


Besin guapa
Cerezas de Tul