viernes, 24 de julio de 2009

Marcianos

Empecé la semana sintiéndome astronauta de paseo por la luna. Y hoy me voy hasta Marte. Va de marcianos, porque ¿quién no se ha sentido alguna vez uno de ellos?.

Alguien que leyó mi post anterior me dijo que daba la impresión de que yo era muy formalita. De las que ni fuman, ni beben, ni se juntan con malas personas…Pues sí. Fui lo que se dice una niña buena, con una adolescencia muy tranquila. Ni rebeldías, ni desplantes, ni problemas con los estudios. Y mira que podía haber salido díscola, porque la disciplina en casa era férrea y estoy convencida de que lo normal es que con mano muy dura y restricciones sin sentido sólo se consigan rebeldes con causa. Mis padres fueron afortunados porque les tocó en suerte una hija marciana.

Durante la adolescencia me sentí marciana muchas veces. Supongo que además es el momento para sentirse fuera de este mundo. No fui marciana de excentricidades, pelo rosa o tribu urbana definida. Más bien fui marciana en el otro sentido.Fui la marciana que nunca suspendió o que cuando todos empezaban a beber y fumar no hacía ni lo uno ni lo otro porque ni me gustaba el alcohol ni me gustaba el tabaco y no me gustaba hacer cosas sin querer hacerlas.





Años después me he dado cuenta que a pesar de los malos ratos que pasé algunas veces, aquello era síntoma de madurez y personalidad y una ventaja no un inconveniente. De hecho me sigo sintiendo marciana muchas veces pero ahora lejos de suponer un problema me gusta. Soy como soy y me acepto y me quiero así. Y cuando aparece la marciana que llevo dentro soy una marciana segura de sí misma. Ahora soy la “marciana” que tiene un blog, la “marciana” que se complica la vida con los abalorios, la “marciana” que trasnocha más que cuando tenía 20 años, la "marciana" que va a la playa y no se baña, la "marciana" a la que no le gusta la cerveza. La última vez que me miraron con cara de “eres una marciana” fue el fin de semana pasado cuando hablando con un amigo le conté que últimamente escuchaba rock indie nacional ( ¡a mi lo que me parece raro es que a alguien no le guste!).

Me gusta sentirme diferente en algunos momentos y estar dentro de la colectividad en otros. Ser para unos rara y para otros anodinamente "normal". Porque ¿qué es normal y que está fuera de la normalidad?. ¿Quién es raro?.¿Quién es más de lo mismo?. Lo más maravilloso del mundo es ser como uno quiere ser y que te dejen. Marciano o no. Ser capaz de descubrirlo y ser feliz por conseguirlo.

Dedicado a mis incrédulas lunáticas que si no tragan con lo de la luna, ni te cuento con lo de la vida en Marte. Esta marciana que si se cree aquel primer viaje os dice que igual que ha estado en la luna, se ha cruzado con más de un marciano en su vida y muchas veces hasta se ha sentido uno de ellos. Esa es la vida en Marte.

Si os gusta la canción no os la perdáis aquí, para que veáis a ese adorable marciano llamado Bowie tal cual se paseaba en 1973 cantando esta canción.

10 comentarios:

nimenos dijo...

Incrédula one al aparato: si tu eres marciana, yo soy.....

Tu que eres de ciencias termina la ecuación... a mi esto siempre se me daba fatal.

Besos chata.

María dijo...

Bueno, yo te dire que todavia me acuerdo la primera vez que me hiciste sentirme marciana, bueno a mi y al resto de mi familia: fue la primera vez que comiste en casa..jajjaaj descubriste que los marcianos comen muy deprisa.....

También me he sentido marciana cuando te he visto tener tan clara una ides, sobre todo (será por que es lo que más me fascina) cuando eres capaz de imaginarte el vestido que quieres o sabías perfectamente el traje de novia que querías. Yo para eso debo ser de Marte...o de Krypton.

Eso sí, ¿nexo de unión? las caipis de ron y azúcar moreno (entre otros) para que la gente no se crea que no bebes alcohol...

mer dijo...

Marciana eres escribiendo, hija mía.

Y una pequeña dudita....al agua marciana la llaman mojito? jejejeje

Un abrazo enorme, y besos a la incrédula one

Mejo dijo...

Ole, ole y ole!

Se puede decir más alto pero no más claro! Con un par, sí señora!

A mi me ha pasado un poco igual, la verdad, aunque ultimamente me estoy haciendo un poco viva-la-virgen (como se dice por aqui) ajajajaj. A mis 30... ¡Quien te ha visto y quien te ve! jajaja

Muchos besitos ;)

Lourdes dijo...

Juas juas... ya veo que van sacando trapitos sucios... que si te gusta la caipi, que si bebes el mojito como si fuera agua...que si la música rara... Que no se olvide la margarita!!!
Me parece a mí que somos mucho más de dos y tres marcianos los que te rodean. A lo mejor los raritos son los que no tienen nuestros gustos :D
P.E.: La lombarda...
En fin, que los "no marcianos" no saben lo que se pierden y mientras tanto nosotros nos lo pasamos de lujo y prevenimos los resfriados a base de zumo de limón aliñado!!!

Eso si..... para marciana marciana.... yo se de unaaaaaa que lo es mucho más que tu :P aunque su definición más bien sería FRIKI!!!!! Y está muy cerca nuestra, compartiendo limones y azucar morena con kryptonita...
Existen disfraces de superman talla L???xD

Zepequeña dijo...

Todos tenemos un punto "lunatico"...

Zepequeña.

Piluka dijo...

Yo también me he sentido muchas veces en mi adolescencia algo marciana, era una chica q no fumaba, ni bebía, a la q no le gustaba salir,... a la que le gustaba ir a exposiciones y pintar.... en fin... digo yo, cada una es como es, sino q aburrimiento, verdad?
Felicidades con tu post, me encanta como te expresas escribiendo.
Besitos.

Smilax dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Smilax dijo...

todos nos hemos sentido un poco marcianos muchas veces. solo el paso de los años hace que eso que te marca de pequeña como un estigma pase a ser una caracteristica que te hace incluso sentirse bien...

Y por cierto,
adoro al Camaleon!

Te digo cual es mi favorita?

"Wild is The Wind"

Creo que es un climax en toda regla... ; )

De vuelta estoy!

UN beso!

Zerogluten dijo...

Bueno, aunque oficialmente ya estoy de vacaciones, no puedo dejar pasar la oportunidad de decirte que el hecho de ser marciana no te hace menos encantadora. A mi me encantaría que mis peques el día de mañana también fueran un poco marcianos y no les gustara ni beber ni fumar ni otras cosas peores, pero supongo que ahora no es momento de agobiarse por eso. Los puentes, cuando lleguen.
Efectivamente una cosa si es cierta, cuanto más corta es la soga con la que atas, más tira la fiera en sentido contrario y lo digo por experiencia propia. Supongo que el ser una rebelde sin causa, pese a haberme traido problemas y arrepentimientos, me han dado una perspectiva diferente de la etapa hormonal y espero me sirva para la educación de los peques cuando lleguen a tan delicada etapa.
A mi que ahora te encante trasnochar y beber mojitos me parece estupendo, sobre todo si los compartes con la servidora y otra bloguera que se niega a hacer memes, jaja.
Hay que organizar la siguiente, en Marte o donde usted misma disponga.
Mil besos sin gluten