miércoles, 8 de julio de 2009

De azoteas y reflexiones: Trendy and sweet

Siempre me han gustado las azoteas. Me parece una suerte que en Andalucía podamos disfrutar de algo tan maravilloso como esas azoteas en las que se está más cerca del cielo. Será por el recuerdo de la maravillosa azotea que había en aquella casa de mi abuela tan ligada a mi infancia. Una azotea a la que se subía por una empinada escalera, interminable y con unos escalones que eran los más grandes del mundo, aunque posiblemente este recuerdo tenga más que ver con la escala relativa y mi estatura de entonces que con la altura real de la escalera. Al final de aquella escalera además de la azotea estaban unas habitaciones donde mis tíos, que andaban inmersos en la más efervescente de las juventudes, organizaban sus fiestecillas con amigos. Recuerdo las paredes llenas de pósters, el plato para pinchar música, algunos vinilos y un frigorífico que hasta entonces era el más pequeño que había visto nunca y que yo pensaba que debían regalarme porque tenía las dimensiones perfectas para que una niña de cinco o seis años jugara a la casita. Siempre que entraba allí sentía unas ganas tremendas de hacerme mayor.

El que nunca me dejaran subir sola a la azotea la convertía en un lugar misterioso. A veces subía a jugar, pero recuerdo sobre todo subir a tender la ropa recién lavada. Junto a mi abuela, dándole las pinzas de tender mientras ella extendía las sábanas en el tendedero. Esas sábanas mojadas entre las que me encantaba correr, tocándolas con los brazos en cruz y respirando muy hondo para olerlas. Y recuerdo también las llamadas de atención de los mayores para que ni rozara la ropa limpia.Serán estos recuerdos los que me hacen soñar con tener algún día mi propia azotea, para rememorar esas sensaciones y volver a sentir el placer de la ropa mojada pegada sobre la cara. Una azotea donde el sol habite de día y las estrellas nos acompañen por las noches.

Las azoteas son sitios para mirar sobre los tejados, para mirar al horizonte, para tumbarse y ver las nubes que pasan.Un lugar perfecto para la reflexión. A mitad de camino entre el cielo y el suelo. Será por eso que alguien que reflexiona desde una azotea sólo puede tener buenas ideas. Si además hay unas manos prodigiosas capaces de dar forma a sus reflexiones el resultado es sorprendente y mágico. Supongo que a estas alturas sabréis que me refiero a Smilax, esa artista que hace unos broches y tocados maravillosos, como ella misma dice hechos "a mano y a corazón". Desde su azotea ha llegado uno de sus frutos de la zarzaparrilla, un fruto único como todos los suyos y que me tiene encandilada y deseando lucirlo desde que llegó a casa ayer por la tarde.



Ya os conté que tuve la suerte de resultar ganadora en el sorteo que organizó Smilax. No sabía como iba a ser este regalo tan especial y ha sido una gran sorpresa. No sabría concretaros por qué pero es muy "mío". La combinación de los materiales y el diseño me parecen increíbles. Y el nombre perfecto: Trendy and sweet, porque asi es mi broche. Como un caramelo, una caricia, un beso...y de lo más "chic".¡Gracias artista!, porque eso es lo que eres una artista que desde su azotea no para de reflexionar y cultivar frutos que nos abrazan, atrapan y enredan como la propia zarzaparrilla.

Hoy me subo a mi azotea ahora que nadie me puede decir aquello de que no suba sola. Y desde mi azotea y con la mirada perdida, recuerdo y pienso en lo que tiene que venir, disfruto del momento.Pasado y futuro, presente.

6 comentarios:

Smilax dijo...

Que lo disfrutes es mi mayor deseo...


Y que así sea, muy tuyo... preciosa definición..

Un beso enorme y queda pendiente un encuentro y un café... =)

con mucho corazón,

Smilax

唐朝美女 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
nimenos dijo...

Esto es increible... te cuento.... primero, el broche precioso, ya te veo con el la solapa... "suertuda"

y segundo.... hoy estaba preparando un post para mañana y mi tema era... TACHANNNNN, las azoteas....

Niña, volvemos a estar conectadas, después de tanto desencuentro, jajajaja

Besos

Maria dijo...

Despuès de leerte entran ganas de abrir una fundación PRO AZOTEA PARA MACA: que habilidad tienes hija mia para compartir tus ilusiones...

coco dijo...

me encantan las azoteas. y me llaman mucho la atención porque en el norte no hay.

muy buena la coincidencia con nimenos

besos

tienda dolores dijo...

Yo estoy "pa tirarme por una azotea" jajajjaja