viernes, 5 de febrero de 2010

Nostalgia

Son muy curiosos los mecanismos de la mente humana. Como un pensamiento te lleva a otro y acabas por pensar en cosas que nada tienen que ver con el punto de partida. Y es así como hoy he llegado hasta aquí: Música italiana de los 60. Desde el miércoles que os confesé lo de mi "tía Rita" no me quito de la cabeza las canciones de Jimmy Fontana, Domenico Modugno, Gigliolla Cinquetti, Mina o Rita Pavone. Que sí, que no tienen nada que ver, que no es que también tenga parentesco con ellos, pero de una Rita (la Hayworth) me fui a la otra (la Pavone) y de ahí partió esta extraña asociación de ideas.

Debe ser que estoy nostálgica (y no soy la única, por lo que he visto aquí y aquí), y después de recordar historias que me contaba mi abuela, ahora me apetece escuchar las canciones que mi padre me ponía cuando era niña. Evidentemente yo no viví aquellos 60 (¡una no es tan mayor!), pero si tuve una infancia llena de música de esos años, española e italiana sobre todo. Y como en tantos otros cosas fue mi padre el responsable del descubrimiento. Mi padre si vivió aquellos años con la intensidad de los años de juventud. Con su vespa, sus guateques y su picú que llevaba de fiesta en fiesta para escuchar los vinilos de 45 revoluciones. Muchos de esos discos se conservan en mi casa y son los que yo escuchaba de pequeña, primero con él y luego sola cuando me montaba mis particulares festivales de San Remo en la más estricta intimidad. Si hay una portada de disco que me gusta y que forma parte de mis mejores recuerdos es esta:


Gira, il mondo gira, nello spazio senza fine...

Creo que esta música es mi primera referencia de Italia. Conocí antes estas canciones que los macarrones y supongo que por eso algo se me mueve por dentro cuando las escucho. Y aunque luego vinieron Ricchi e Poveri, Romina y Albano, Battiato y por supuesto Eros Ramazzotti (ya sabéis que vigilaba mis sueños), me quedo con las canciones "antiguas". Forman parte de mis alegres días infantiles y no tan infantiles. Buenos recuerdos.

Cuando tengo uno de mis momentos nostálgico-italianos escuchar el Saint Tropez Twist de Peppino di Capri, La Bámbola de Patty Bravo, el Parole,parole de Mina con Celentano,el Volare de Modugno, el Sapore di sale de Gino Paoli...tiene un poderoso efecto balsámico. Podría ser una perfecta banda sonora para este fin de semana. Sin olvidarme de esta canción de Rita Pavone(que al fin y al cabo ella tiene la culpa de este post), que como a Ricardo Darín en Nueve Reinas lleva machacándome la cabeza desde el miércoles. Ojalá todas las cosas que no me puedo quitar de la cabeza fueran como esta. ¡A bailar, que a esto no hay quien se resista!.

6 comentarios:

Blair dijo...

Tus post nunca dejan de sorprenderme.Denotas tanta sensibilidad tanto en la forma de escribir como en los contenidos...da gusto pasar por este rincón de las emociones!!Un besazo

tienda dolores dijo...

Tenias razón....es maravilloso, ya no sólo porque citas a todo un clasico y contemporaneo la vez: "Gira, il mondo gira"( y Girando estoy)que me has puestos las pilas y una vez cerramos el círculo, Mi padre si, el Carmona también me ponia estas canciones cuando era pequeña y desde entonces han estado conmigo.

Besos y nos vemos en Milano.

Just me dijo...

Cieto!! no hay quien se resita!! jejeje

Besitos :))

Cristine dijo...

no eres la unica que esta nostalgica, porque de mi tambien se ha apoderado ultimamente. Yo soy nacida en los 80 y criada en los 90 y creo que me han vuelto a conquistar. Algun dia os contare mi infancia y mis debilidades ochenteras y noventeras.

besos no nostalgicos

Zerogluten dijo...

Pues lo mío no diría yo que es nostalgia precisamente, pero estas canciones siempre son bien recibidas y celebradas. Son pequeñas inyecciones de moral.
Besitos sin gluten guapísima

latacones dijo...

que viva Gregory Peck y la maravillos VACACIONES EN ROMA! y gracias por el impagable video de Rita PAvone!!! Bonito blog!