miércoles, 20 de octubre de 2010

De planes, libros y experimentos

Ayer fui de madre acompañante en una excursión con la clase de Claudia. APASIONANTE. 25 niños de 6 años a los que llevar del cole al teatro y del teatro al cole (unos 2 kilómetros a la ida con sus correspondientes 2 kilómetros de vuelta)...¡ ANDANDO!. APASIONANTE. Estreses aparte, me lo pase muy bien y además me encanto ver a tanto niño en su ambiente, conocer cosas que no sabía de algunos de ellos y confirmar otras que suponía y que había ido descubriendo en estos cuatro años que llevan juntos. Si tenemos en cuenta que además de su clase iban otros 325 niños del colegio el paseo fue,como os digo, APASIONANTE.

Supongo que eso y circunstancias varias de la rutina y los ciclos, han hecho que desde ayer y todavía ahora, esté en un estado de seminconsciencia-agotamiento-no puedo con mi alma.Como si el otoño me hubiera hecho la señal y estuviera preparándome para irme a hibernar.Y todo eso agravado por una sensación de mareo que ahora viene ahora se va y que tiene que ver con mis machacadas cervicales.

Hoy me hubiera apetecido quedarme en casa,en estado de semiletargo, tumbada en el sofá o incluso metida en la cama. Tranquila, descansando. Con un buen libro. O mejor varios. El último de Murakami (lo vi el otro día en la librería y tengo mucha curiosidad, sobre todo porque no he leído todavía nada de él). Alguno de Vargas LLosa, porque confieso que tampoco he leído nada suyo, que dos intentos fallidos (La ciudad y los perros y La fiesta del chivo) han provocado una cierta desgana por mi parte que ahora tengo ganas de superar (¿alguna sugerencia?). Un poquito de poesía, quizás la Casa encendida, de Rosales, otro de los libros que tengo en la lista. Y luego algo más frívolo. Revistas varias. Para cotillear la boda del año (que todavía no he visto ni a doña Nati), el VOGUE niños que hace semanas que no acabo de ver, el ELLE del mes pasado que ya mismo me llega el número nuevo... Todo el día entregada a la lectura y la contemplación, en posición horizontal o semi-incorporada y con las cervicales en su sitio.

Mejor no os cuento como ha transcurrido mi soñado día de tumbing y lectura, pero sí os enseño otros experimentos del Laboratorio por si alguno de vosotros si tiene ocasión de pasar un relajado día de lectura.



Estos marcapáginas o puntos de lectura, como queráis llamarlos,nacieron en realidad con vocación de ser marcagendas, por su pequeño tamaño. Miden 8,5 cms y tienen la longitud ideal para utilizarlos con agendas, libretas o libros de bolsillo. Además su precio es tan reducido como su tamaño. Podéis encontrarlos en el catálogo naranja.


Serie "SHE"


Serie "Animales"


Serie "Paco"

Siempre lo digo. Un buen libro, un buen acompañamiento musical.

2 comentarios:

tienda dolores dijo...

Miedito!!!Muakami!!! yo te puedo dejar tooodos los demás!

a nice style dijo...

Me encantan, Maca! Qué maravilla :)
Un beso grande