miércoles, 4 de agosto de 2010

El hombre que nunca existió...¿o si?

Posando, Robert Capa. Mirando por el visor y enfocando, Robert Capa.



Y en esta otra foto, Capa también delante y detrás de la cámara.



Porque, ¿quién es Robert Capa en esta fotografía?.



El risueño joven de la derecha, claro. Cierto. Pero no es menos verdad que Capa también fue ella, la mujer de la izquierda. Porque hubo un tiempo en que Robert Capa fueron los dos. Y tampoco os mentiría si os dijera que en realidad Capa no fue ni uno ni otro. Porque Robert Capa no existió... ¿o sí?.

Robert Capa fue el nombre que Gerda Taro (la mujer de las fotos) y su pareja, Endre Friedmann (el hombre de las fotos) se "inventaron" para el que posiblemente haya sido el más famoso corresponsal gráfico de guerra del siglo XX. Dicen que la idea fue en realidad de Gerda, que ante la falta de buenos trabajos y para subir su cotización se inventó el personaje de un fotógrafo estadounidense (Robert Capa), del que se suponía que ella era la asistente y él su ayudante. El "invento" supuso que sus fotos se pagaran en el mercado al triple de las tarifas vigentes en aquel momento. Durante un tiempo ambos utilizaron indistintamente el pseudónimo para firmar sus fotos (lo que ha creado cierta confusión sobre la autoría de las que hicieron cada uno).La prematura muerte de Gerda y el que Friedman siguiera usando el pseudónimo de Capa hasta su muerte, casi 20 años después de la de Gerda, ha contribuído a que casi siempre se identifique a Robert Capa con él y no con ella.



Era rubia, flaca, orgullosa, enérgica,optimista y muy lista. Una "pequeña y hermosa mujer", según decían los que la conocieron. Su nombre: Gerta Pohorylle. Cuando David Chim Seymour (otro fotógrafo histórico que años después fundaría con Capa y Cartier-Bresson la legendaria Magnum)le presentó en París a un joven fotógrafo de nombre Endré Friedman, poco podía sospechar ella lo mucho que cambiaría su vida a partir de ese momento. Fué él quien la enseñó a fotografiar y ella su alumna aventajada. Además de convertirse en pareja sentimental, Endré y Gerda (Gerta cambió su nombre por el de Gerda y su apellido Pohorylle por el más sonoro, corto y pronunciable Taro), formaron tándem en la vida compartiendo trabajo, pasiones y hasta nombre.



En agosto del 36 la pareja de reporteros llegó a España para cubrir la Guerra Civil. Son muchas y muy conocidas las fotos que hicieron durante el año que estuvieron juntos cubriendo la contienda.



Sólo un año porque en julio del 37 Gerda murió en un desgraciado accidente, arrollada por un tanque "amigo" cuando regresaba de tomar fotos en la batalla de Brunete. Se la considera la primera reportera de guerra muerta en acción. Cuentan que Robert Capa ( o Endre Friedman), nunca superó su muerte, le marcó profundamente y le convirtió en un hombre distinto. A ella dedica su libro Death in the making: "A Gerda Taro, que pasó un año en el frente de España y se quedó".


(Gerda fotografiada por Endre en el frente)

Durante muchos años Gerda Taro fue otra de tantas mujeres desconocidas, una mujer a la sombra o ensombrecida por un hombre, Robert Capa, el personaje que ella misma inventó. Afortunadamente su figura ha sido rescatada y el tiempo ha ido poniendo las cosas en su sitio. En parte gracias a la recuperación de la famosa maleta con los negativos perdidos de Capa.



Una maleta que el propio Capa no encontró. Una maleta que los expertos consideraban irrecuperable. Una maleta que llegó en 1940 a México y que permaneció en el exilio más de 70 años. Una maleta que después de una serie de idas y venidas llegó definitivamente en diciembre de 2007 al Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, fundado por Cornell Capa, el hermano de Robert Capa: 127 rollos, más de 3000 negativos de las fotografías tomadas en España por Endré Friedman, Gerda Taro y Chim Seymour.

Desde entonces varias exposiciones con este material se han realizado en todo el mundo y mucho se ha escrito sobre la figura de Gerda Taro, que empieza a ser conocida y reconocida por su tabajo. Hasta el 5 de septiembre en el Círculo de Bellas Artes en Madrid puede verse la exposición "GERDA TARO / THIS IS WAR! ROBERT CAPA AT WORK", una estupenda ocasión para conocer más y mejor a Robert Capa (ella o él) y su trabajo.

Una de las fotos rescatadas y que puede verse en la exposición es esta:



Me encanta esta foto porque pertenece al ámbito doméstico de Robert Capa. Ella lleva puesto el pijama de él. Robert Capa fotografía a Robert Capa que duerme plácidamente con un pijama que aún siendo de Robert Capa no es suyo. Intimidad.



4 comentarios:

Másdelomismo dijo...

Te lo he dicho por otro lado... ahhh, Zenobia Camprubi también tiene una historia similar, bueno, creo que peor, la verdad....

Besos

Zerogluten dijo...

Señora, le felicito. Hay post sensacionales y este, lo es.
Besitos sin gluten.

tienda dolores dijo...

El Mare Magnum ha comenzado: tengo fichado un libro muy interesante sobre esta "bonita" historia.
Por otro lado Zenobia esta considerada una de las primeras feministas españolas (y este tema me apasiona!)y al pensar en ella, me he puesto muy triste. Hubiesen sido muy buenas amigas.
Besos.

A Nice Style dijo...

Sí, yo tb conzco a Capa, de la carrera ;) y me apasionó la historia
Un beso grande