miércoles, 27 de mayo de 2009

Nunca digas nunca jamás (rara,rara,rara)

Los gustos cambian. Es lógico por los propios cambios en nuestras vidas y la evolución personal de cada uno. Cosas que antes no nos gustaban y más bien despertaban nuestro rechazo de pronto nos atraen enormemente. Y al contrario.

Ya os contaba el otro día mi "enamoramiento" del hormigón visto, sólo uno de los ejemplos que me hace reflexionar sobre mi pérdida de gusto, rumbo y cordura. Pero hay tantos que hace un tiempo que me doy miedo a mi misma y hay veces que no me reconozco.¡Con lo que yo era!. Si los cambios son a mejor bienvenidos sean, pero ¿y si la cosa es más grave de lo que parece y me estoy convirtiendo en una "hortera" que necesita que la reconduzcan?. Si a esto unimos que la osadía de los 15 años a mi me ha llegado a los 35 (será cuestión de la seguridad que dan los años)...pues que me creo capaz de muchas cosas y me temo lo peor.

Primera rareza. Desde hace unos años siempre había preferido la plata al oro, aunque acabo de recordar que remontándome muy atrás ya tuve otro momento "fiebre del oro" aunque muy fugaz (todo es cíclico).Ahora siento una extraña fascinación por todo lo dorado.Estoy en mi "golden age". Los complementos dorados me parecían perfectos…para mi madre. Hasta este invierno. Algunos collares con cadenas doradas hechos por encargo empezaron a gustarme tanto que me planteé seriamente hacerme alguno. Aquella amenaza se materializó en forma de collar de mil vueltas doradas, inspirado en los de Givenchy. Como alguien alguna vez me dijo, M.A. Barakus iba discreto al lado mío. El colmo ha sido mi adquisición de unos aros dorados grandes, que condesan la esencia de lo que hasta hace poco era hortera para mi:Aros Dorados Grandes. Antes sólo me encajaban en la Raimunda de Volver, y ahora los encuentro lo más glamoroso y elegantes del mundo. Lo siguiente será que me coloque unos broches de animales dorados que tiene mi madre desde tiempos inmemoriales…Me están empezando a gustar y eso puede tener graves consecuencias.



Más rarezas.Los monos. De repente me encantan, ya no los utilizaría para disfrazarme de una de las cantantes de ABBA (reconozco que los de la foto no me seducen mucho, el mono-mecánico no es mi tipo), y me parece que bien escogidos y para determinadas ocasiones pueden ser muy especiales.Los tonos empolvados. Siempre me han parecido sosos y nada favorecedores…hasta ahora en que el rosa maquillaje y por supuesto el nude me parecen colores elegantes como ninguno. Lo siguiente es que vuelva a ponerme hombreras, como en aquella época en que las sujetaba con velcro a los hombros de las camisetas (si lo dice Balmain y algún otro...).



Podría contaros más rarezas en otros ámbitos, sobre todo en el gastronómico o el de los afectos, o a ver como se explica que de no tenerle demasiada simpatía a los gatos ahora haya entablado una relación profesional y de amistad con uno de nombre Catalino. Claro que este gato es muy especial, porque no creo que haya muchos felinos con blog propio y con su personalidad. Catalino no te ofendas, pero creo que tú y Rodolfo sois los únicos gatos a los que considero amigos (aunque creo que no sólo no te ofenderás sino que te sentirás halagado, que ya sabemos que tu ego...).

Los cambios entran dentro de la normalidad, suponen no anclarse y son positivos.Lo que me pregunto es cuanto de estos cambios en mis gustos estéticos y no estéticos tienen que ver con las tendencias que nos arrastran y acaban imponiéndose y convenciéndonos sin darnos cuentas. Modas que anulan lo anterior.En realidad no creo que sea para tanto y uno las adopta adaptándolas a su personalidad, a sus necesidades, al momento que vive...Hay cimientos que aguantan lo que vengan y cosas que permanecen siempre porque también necesitamos referentes fijos que nos dan seguridad. Uno siempre es uno mismo pero distinto, sino sería muy aburrido.

Aunque haya principios inamovibles es inevitable que a veces andemos perdidos buscando algo que sí sea permanente.

13 comentarios:

nimenos dijo...

A mi me pasa igual... soy más atrevida ahora que con 20 años, y eso que en mi juventud llegue a llevar el pelo morado... pero era siempre dentro de una colectividad... ahora me da igual todo... si nadie más lo lleva, pues mejor.

En cuanto a esa colección de animales dorados de tu madre... sólo puedo decir una cosa... quiero verlos YAAAAA

Y sobre los gatos, y más particularmente MIS gatos... me ha costado mucho su educación... en colegios de pago, clases de danza, idiomas.... están preparados para gustar y para que suspiren por ellos.

Besos rubia

Mejo dijo...

Jjajjajaja... Me encantas Maki!!! Yo tengo una teoría al respecto pues creo que estoy pasando por una fase parecida a la tuya.... Creo, sinceramente, que nos sentimos vivas, somos jóvenes y ver todas las cosas "modernas" y nuevas en nuestros "must" de fashion blogs están contribuyendo a la causa...
Yo estoy encantada, que sea para bien y para muchos años ;)
Besitos!!!

Zerogluten dijo...

Madre mía, Macarena, Franco Battiato, que de tiempo!!!! jaja.
Pues estoy contigo. Renovarse o morir, antes muerta que sin brillo. Yo sigo prefiriendo la plata, pero si es cierto que de cuando en cuando me dejo llevar por algún momento Golden, como tú dices. Y esos broches de animales, según se miren y con lo que se combinen, pueden ser un complemento fashion. A mi cada vez más me fascinan los camafeos, así que mira, nos juntamos y podemos hacer la galería del tiempo.
Los monos me gustaron siempre, aunque prefiero ser cautelosa con su uso por el tema del cuerpito, que una no se puede poner todo lo que se le antoje. Estética ante todo.
Me encanta como escribes, en serio. Siempre eres capaz de despertarme la sonrisa.
Besitos sin gluten

Alegría dijo...

... Mientras no cambies el "cola cao", jajaja jajaja... es broma.
A mí me pasa lo mismo... yo la siento como una evolución... Creo que es buen síntoma. Ser menos herméticos, conforme vamos cumpliendo años, como tú misma dices... Considero, que no es una traición a uno mismo, porque, seguramente, lo esencial, permanece, sólo que ampliamos nuestra mirada... incluso la modificamos... Nos volvemos más eclécticos, y creo que el origen son las experiencias, las personas de las que nos rodeamos, y por qué no, también de la moda, pero creo que siempre siempre, sigue un camino, que es nuestra personalidad... De lo contrario, si sólo fuese moda, todos evolucionaríamos en la misma dirección, y no creo que sea así...
Yo también me siento más atrevida que antes, porque me da más igual lo que piensen los demás (aunque nunca me importó demasiado... tengo varias anécdotas...)
También tuve mi etapa "dorada", que se volvió "plateada", pero sigo aún ahí, a pesar de que por mi piel, todo apunta a que el dorado me sienta mejor... Sin embargo, opto por el oro blanco y la plata...

Un beso.

Chelo dijo...

Que te vaya de lujo en Bilbao!!! bueno eso es seguro, tu excelente trabajo dará que hablar seguro. Me encantan todas tus reflexiones dichas en alto....lo también estoy pasando mi primera golden age, o será ya la segunda no sé, (lo digo por mi edad), yo también he descubierto que amo a los gatos desde que entró en mi vida el gato "puchi", no puedo vivir sin él y antes me daban hasta miedo...bss

Chelo dijo...

uyyy perdón por por lo tropezones, es que voy a mil...bss

linaescalante.blogspot.com dijo...

Maca, lo importante es estar en constante evolución ...
Yo adoraba el oro, ahora la plata ... se acercará mi cambio? ... je,je ... pues bienvenido sea.

Me pasa mucho en la tienda, ahora nunca digo de este agua no beberé, yo que hace unos años era un cuervo de aspecto y ahora adoro el color...

Mucha, mucha suerte en Bilbao!!!


un beso:)
Lina Escalante

Piluka dijo...

Maca a mi también me está pasando algo parecido,.. pero creo q es parte de nuestra evolución y madurez.
Yo antes tenía mas sentido del ridículo, pero es que ya paso de lo q digan los demás, también vamos teniendo mas afianzada nuestra personalidad y vamos perdiendo la timidez.
Pero, estoy feliz con esta etapa de cambios de gustos.
Aunque me pasa a veces como a ti, que me da miedo, y pienso q a veces estoy perdiendo el buen gusto.
Me ha encantado tu post, asi pienso que no soy la única!. (me he visto muy reflejada).
Besitos.
Y divierte en Bilbao, traenos muchas, muchas fotitos.

Reales dijo...

Es que si no evolucionamos... seríamos de lo más aburrido aunque yo no evoluciono mucho con los colores, el negro sigue omnipresente en mi armario.

Mil besos

ölhate dijo...

guapa!! no sé si podré ir pero ojala tengais muchísima suerte y vaya todo genial!! voy a reorganizar mi agenda!! un besazo!

Alegría dijo...

¡Suerte en tu viaje...!

Súper Mami Modern dijo...

Ja ja.. .me ha encantado tu entrada... Yo creo que nos volvemos más segur@s con la edad... que nada nos da miedo, ni vergüenza y que lo que se nos pasa ahora con esta edad... soltamos un qué más da... y eso es bueno.

Creo que con 15 años te preocuparías 'mucho más' por lo que pensaran los demás... tienes que ser aceptada por un grupo, no?.

Vivan las súper mamis valienteeeeeeeeeeeees!... Hasta en la moda...

besotes mil

Smilax dijo...

yo nunca he tenido miedo a lasd extravagancias... =) jejej lo siento!!

a veces me siento mas o menos inspirada, pero suelo atreverme con muchas cosas!

pero tb me equivoco... pues claro!

compre un mono, de tipo pantalon short, asi en tela "safari"

en mng... y aun me arrepiento!!

horror!!

besos!